He oído… de árboles

He oído que un trozo de la hoja del monte común, eran trozos particulares. Se llamaba el bosque. Era propiedad de algunos vecinos de Valduvieco, Villarratel y Santa Olaja de Eslonza, que tenían menos roble para leña. Salían de noche con los carros para volver al día siguiente cargados de “cepas” y “urces”. (Dichos pueblos también tenían roble en las cotas de Villarratel y Santa Olaja, hoy ambas roturadas).

He oído que Valduvieco ha sido una zona boscosa de roble, principal fuente calorífica. Por eso estos árboles son numerosos en su toponimia. He oído que para pagar la música de la fiesta se vendían carros de leña. Recuerdo algunos de estos robles:

“El roble dos hermanas”. Dos robles gemelos nacidos del mismo tronco, que divide los términos de Vegas Valduvieco y la hoja del monte (mancomunidad del monte perteneciente a 7 pueblos).

“Roble el alcarabán”, en la Calabaza.

“Roble la lombica”, de la Calabaza a la Cota de abajo.

“La mata el tío Matías”. Mata grande de robles.

“La mata el tío Campillo”. Mata grande de robles.

“La mata el gato”, camino de Valdealiso.

“La matona de Valdeñadales”. (Valle de nidales, es decir, nidos).

1 comentario en “He oído… de árboles”

Deja un comentario